EL PAPA EN IRAK: EL ODIO Y LA VIOLENCIA SON INCOMPATIBLES CON LA RELIGIÓN

"Los cristianos son una minoría viviente en Irak", afirmó el Papa en su encuentro con los obispos, religiosos, seminaristas y catequistas iraquíes.

"Ser pacificadores dentro de sus comunidades y con los creyentes de otras tradiciones religiosas, sembrando semillas de reconciliación y convivencia fraterna", indicó el papa Francisco, en el marco de su visita a Irak, a los obispos, sacerdotes, religiosos y seminaristas reunidos en la catedral Nuestra Señora de la Salvación, escenario de un sangriento atentado en 2010, que costó la vida a 48 personas por quienes la causa de la beatificación está en marcha.

La unidad es una de las claves del discurso que el Papa pronunció en el encuentro, y sus palabras son caricia y aliento para la Iglesia iraquí, "pequeña -dice- como una semilla de mostaza" pero tan rica y compuesta como "una alfombra", una imagen familiar para el oyente, con diferentes y preciosos hilos tejidos con paciencia y cuidado.

La fuerza de la cruz

Con "afecto paternal", Francisco dirigió su primer pensamiento a los que perdieron la vida hace 10 años cuando un comando del autodenominado Estado Islámico, compuesto por 5 hombres, irrumpe mientras se celebra la misa. Los dos sacerdotes presentes en ese momento, el padre Thaer Abdal y el padre Wassim Kas Boutros, y otras 46 personas murieron.

Una furia que no perdona ni a niños como Adam que solo tenía tres años, un bebé de 3 meses y otro en el vientre de su madre, que murió en el ataque. A ellos está dedicado un memorial en la Catedral, cuya causa de beatificación está en curso, mientras los dos sacerdotes descansan en la cripta de la iglesia. El Papa recuerda el número de víctimas que pagaron con la vida "su fidelidad al Señor y a su Iglesia".

Que el recuerdo de su sacrificio nos inspire a renovar nuestra confianza en la fuerza de la Cruz y su mensaje salvador de perdón, reconciliación y renacimiento. De hecho, el cristiano está llamado a dar testimonio del amor de Cristo en todas partes y en todo momento. Este es el Evangelio para ser proclamado y encarnado también en este amado país.

El virus del desánimo

La emergencia sanitaria también afecta a esta parte del mundo y ha agravado, explica Francisco, "las necesidades del pueblo de Dios". Pero a esto hay que responder con mayor "celo apostólico" para contrarrestar el "virus del desánimo", cada vez más extendido, que hay que contrarrestar -dice- con el testimonio de "vidas transformadas por la alegría del Evangelio", por la fe "contagiosa" que puede cambiar el mundo.

Sin embargo, el Señor nos dio una vacuna eficaz contra este virus repugnante: es la esperanza que surge de la oración perseverante y la fidelidad diaria a nuestro apostolado. Con esta vacuna podemos avanzar con energías siempre nuevas, para compartir la alegría del Evangelio, como discípulos misioneros y signos vivos de la presencia del Reino de Dios, Reino de santidad, justicia y paz.

Vecinos en dificultades

A continuación, el pontífice se centró en las dificultades que experimentó la comunidad católica en Irak en las últimas décadas, como "los efectos de la guerra y las persecuciones, la fragilidad de las infraestructuras básicas y la lucha continua por la seguridad económica y personal, que a menudo provocó desplazamientos internos y la migración de muchos, incluidos cristianos, a otras partes del mundo”, pero también destacó su compromiso en el ámbito educativo y caritativo.

Les agradezco, hermanos obispos y sacerdotes, por permanecer cerca de su pueblo, apoyarlo, esforzarse por satisfacer las necesidades del pueblo y ayudar a cada uno a hacer su parte en el servicio del bien común.

Una alfombra tejida por Dios

Es el tesoro de ser una comunidad de hermanos y hermanas, llamados a la "comunión universal" a pesar de la diversidad de las numerosas iglesias presentes en Irak, "cada una con su herencia histórica, litúrgica y espiritual centenaria", que Francisco describe como una alfombra compuesta hecho de hilos de colores, tejido con paciencia y cuidado por el mismo Dios y que da fe de “nuestra fraternidad -subrayó el Papa- pero también se refiere a su origen”.

¡Cuán importante es este testimonio de unión fraterna en un mundo a menudo fragmentado y desgarrado por las divisiones! Todo esfuerzo realizado para tender puentes entre las comunidades e instituciones eclesiales, parroquiales y diocesanas servirá como un gesto profético de la Iglesia en Irak y como una respuesta fructífera a la oración de Jesús de que todos sean uno.

Siervos del pueblo de Dios

“A veces -añadió el Papa- pueden surgir malentendidos y podemos experimentar tensiones: estos son los nudos que dificultan el tejido de la fraternidad”. Obstáculos que vienen de ser pecadores pero que se pueden superar con el perdón, con el diálogo fraterno. Dirigiéndose a los obispos, Francisco ofrece una palabra clave -"cercanía"- especialmente hacia los sacerdotes, para ser acompañados como "padres" con oración y paciencia, no como "administradores o gestores". 

La invitación del pontífice a estos últimos, a los religiosos y religiosas, a los catequistas es renovar el "aquí estoy" al Señor, salir a buscar el rebaño para no dejar a nadie atrás. 

“Cuando servimos al prójimo con dedicación, como ustedes, con un espíritu de compasión, humildad, bondad, con amor, estamos sirviendo verdaderamente a Jesús, como él mismo nos dijo. Y al servir a Jesús en los demás, descubrimos la verdadera alegría”.

Sean pastores, servidores del pueblo y no funcionarios estatales, clérigos del Estado. Siempre entre el pueblo de Dios, nunca se desapeguen como si fueran de una clase privilegiada. No nieguen este noble "linaje" que es el pueblo de Dios.

La siembra del bien y la reconciliación

Antes de concluir su intervención, Francisco volvió al mensaje que las víctimas de la catedral de Nuestra Señora de la Salvación ofrecieron al mundo.

Su muerte nos recuerda fuertemente que la incitación a la guerra, las actitudes de odio, la violencia y el derramamiento de sangre son incompatibles con las enseñanzas religiosas. Y quiero recordar a todas las víctimas de violencia y persecución, pertenecientes a cualquier comunidad religiosa.

Proclamar una vez más nuestra convicción de que la religión debe servir a la causa de la paz y la unidad entre todos los hijos de Dios. Esta noche quiero agradecerles por su compromiso de ser pacificadores, dentro de sus comunidades y con los creyentes de otras tradiciones religiosas, sembrando semillas de reconciliación. y convivencia fraterna que pueda llevar a un renacimiento de la esperanza para todos.

La esperanza es el otro acento fuerte del discurso del Papa y que se vincula a los jóvenes "portadores de promesas y esperanzas", "riquezas incalculables para el futuro" de Irak. Un tesoro que cuidar, con sueños al agua y con un viaje que acompañar.

Aunque joven, de hecho, su paciencia ya ha sido severamente probada por los conflictos de los últimos años. Pero recordemos, ellos, junto con los ancianos, son la punta de lanza del país, los frutos más sabrosos del árbol: nos toca a nosotros cultivarlos para siempre y regarlos con esperanza.

Francisco concluye su profunda y clara reflexión señalando el camino: convertirse en "la luz que brilla en Irak", para anunciar "la grandeza del Señor". Un testimonio forjado por la adversidad y "fortalecido por la sangre de los mártires".

El país de la fraternidad

Después del intercambio de regalos -una custodia, un cáliz, una estola que viene de Qaraqosh- la oración del Padre Nuestro, cada uno en su propio idioma. Antes de salir de la catedral, el papa Francisco firmó el Libro de Honor+

Fuente: AICA

Share this:

Publicar un comentario

 
Copyright © Metropolitana 93.5 | La Autentica | Tucumán. Designed by ORUASI OddThemes | Distributed By ORUASI