“TRANSPARENCIA 100% EN LAS PRUEBAS DE LA VACUNA COVID-19”


Es el pedido de AIDS Healthcare Foundation (AHF) que criticó duramente a las compañías farmacéuticas que trabajan en las vacunas contra la COVID-19 y que incurrieron en falta de transparencia en sus ensayos.

AIDS Healthcare Foundation (AHF), la organización mundial más grande contra el sida, criticó duramente a las compañías farmacéuticas que trabajan en las vacunas contra la COVID-19 por una falta casi total de transparencia en los ensayos respectivos de las compañías, incluidos los problemas con el ensayo de la vacuna de, por ejemplo, AstraZeneca, empresa que forzó brevemente una suspensión de las investigaciones,  la semana pasada.

Similar situación se deduce de las afirmaciones de Pfizer,  en el sentido de que podría tener una respuesta sobre si su vacuna funciona antes de finales de octubre. Y lo comunica seis semanas de ese mes y a pocos días de las elecciones presidenciales de EE. UU. Se da esos tiempos, a pesar de que también anunció que expandirá su prueba de vacuna a 44,000 personas, por encima de su objetivo anterior de 30,000.

El sábado, AstraZeneca, un pionero en la carrera de la vacuna, también anunció que reanudaría las pruebas de la vacuna contra la COVID-19 en el Reino Unido después de detenerse abruptamente a principios de la semana pasada, luego de que ocurriera una grave reacción adversa en un paciente que estaba en la fase 3 de su estudio en el Reino Unido, que recién había comenzado a finales de agosto.

Según el New York Times, “AstraZeneca no informó inicialmente que la enfermedad de un participante hubía detenido sus pruebas clínicas en todo el mundo. Las pruebas se detuvieron el domingo pasado, pero no se informó hasta que STAT dio la noticia el martes. La compañía aún no ha revelado la enfermedad del paciente que provocó la pausa, a pesar de que ha hablado del estado médico de otro participante que desarrolló esclerosis múltiple en julio, lo que provocó otra breve interrupción en las pruebas. Se determinó que esa enfermedad no estaba relacionada con la vacuna “.

Una persona anónima cercana a las pruebas de AstraZeneca le dijo al New York Times que el paciente cuya reacción adversa grave que detuvo brevemente el ensayo, tenía síntomas “… consistentes con una inflamación de la médula espinal, conocida como mielitis transversa. La afección se puede tratar y generalmente se resuelve en unos pocos meses, pero los ataques severos pueden causar discapacidades”.

“El 100% de transparencia en las pruebas de la vacuna contra la COVID-19 es esencial para la confianza pública”, dijo el presidente de la AIDS Healthcare Foundation, Michael Weinstein. “A pesar de la cultura corporativa y las presiones políticas y/o del mercado potencial que caen sobre sus cabezas, los líderes de estas compañías farmacéuticas deben ser transparentes sobre sus ensayos de las vacunas. El daño causado a la confianza del público por la falta de transparencia podría ser tan grande y tan duradero que podría afectar gravemente la aceptación de una eventual vacuna contra la COVID-19 exitosa, así como cualquier otra vacuna que le siga”.

 

Fuente: mauroyasociados.com.ar

Share this:

Publicar un comentario

 
Copyright © Metropolitana 93.5 | La Autentica | Tucumán. Designed by ORUASI OddThemes | Distributed By ORUASI