FRANCIA: EL MISTERIO DE LA PLAYA REPLETA DE TELÉFONOS DE GARFIELD

 


Hace muchos años que los habitantes del departamento de Finisterre, ubicado al extremo occidental de la región de Bretaña, son testigos de la aparición de cientos de teléfonos con la forma de Garfield, el dibujo animado de un gato naranja que, hace más de dos décadas atrás, era furor en la televisión.

En ese momento de la historia, la creación de Jim Davis congregaba a miles de familias alrededor del televisor para reírse de sus ocurrencias. Por esta razón, los oportunistas del merchandising no demoraron en fabricar cientos de elementos con la cara del amigo de 'Odie', entre los cuales se encontraban estos llamativos teléfonos fijos, donde Garfield abría sus ojos cuando se recibía una llamada y los cerraba cuando el aparato estaba sin usar, demostrando que estaba "dormido"

En referencia a la plaga de estos teléfonos en las orillas francesas, muchos pueden alegar que se trata de un efecto más de la contaminación a la que están sometidas las aguas de la costa bretona del Mar de Iroise, pero lo cierto es que, hasta el año 2019, estos hallazgos han significado un verdadero misterio para los ciudadanos franceses de esa zona.

Preocupados por la situación, un grupo de activistas de la población de Ar Vilantsou decidió averiguar qué era lo que estaba sucediendo en esta playa y fue entonces que develaron el misterio: la fuente de tal desgracia que tenía como protagonista al felino fanático de las lasañas era un contenedor que, al caerse de un barco en algún momento de los años '80, produjo la invasión de estos teléfonos en esta parte de la costa francesa.



Lo que sucede es que, al caer al mar, el contenedor viajó hasta encallar en una pequeña cala - es decir, un tramo de bahía redondeada donde penetra el mar - prácticamente inaccesible para los seres humanos, a excepción de algunos expertos, siempre y cuando la marea esté baja. El contenedor en cuestión lleva encallado alrededor de 40 años, lo cual ha generado, desde entonces, una plaga de los aparatos que tenía en sus adentros.

Lamentablemente, los teléfonos de Garfield están hechos de un material que no será capaz de descomponerse jamás y, de esta manera, seguirán contaminando las aguas francesas, aunque muchos especialistas han estado realizando una ardua tarea para recuperarlos y así limpiar las aguas. Sin lugar a dudas, esto habla de cómo se encuentran los océanos del planeta y significa un verdadero llamado de atención para todos.

Share this:

 
Copyright © Metropolitana 93.5 | La Autentica | Tucumán. Designed by ORUASI OddThemes | Distributed By ORUASI