EL NEGOCIO DE LAS ‘NOVIAS’ UCRANIANAS SE REINVENTA EN TIEMPOS DE GUERRA


 

Olga/19 años/168 cm, Anastasia/31 años/160 cm, Larisa/37 años/181 cm. Las opciones son infinitas. Con el actual conflicto que sufre Ucrania, algunas empresas que se definen como “agencias matrimoniales” y que se dedican a emparejar a hombres con mujeres ucranianas se están “adaptando” a la situación para promover y difundir sus servicios. Lo hacen con mensajes en los que hablan de “favorecer a todos”, tanto a los hombres que buscan pareja, como a las mujeres que “buscan pareja fuera de Ucrania”, se lee por ejemplo en la web chicasdeleste.com.

Este tipo de empresas operan en países como Estados Unidos, España, Alemania y otros lugares de Europa

“Formando parejas desde 2003” es el eslogan de esta empresa. Chicas del Este, explica la web, está en España desde ese año y ya llevaba cinco funcionando en Estados Unidos, Alemania, y otros países europeos.

El proceso habitual, como describe Jordi Roca, catedrático en Antropología de la Universitat Rovira i Virgili, consistía en que los hombres interesados rellenasen un formulario con su nombre, datos de contacto, ciudad, fecha de nacimiento, una breve descripción personal, una lista de las mujeres a las que deseaban conocer y número de días que querían pasar en Kyiv. A juicio de Roca, se trata de un claro caso de «turismo sexual». En este caso perfectamente pautado y organizado: el hombre que va de una mujer a otra, como el que va de estación en estación.

Ahora los hombres no tendrán que viajar a Ucrania para conocer a las mujeres que seleccionan mediante un catálogo

Para aquellos hombres “preocupados” por la situación actual del país, Chichas del Este ofrece mensajes de tranquilidad: no, no tenéis que viajar a Ucrania para encontrar a vuestra pareja perfecta, solo tenéis que elegir a una persona de la lista, pagar 200 euros y mandar fotos y perfil al correo facilitado. Si la mujer está interesada, se inicia el contacto. 

Refiriéndose a la invasión rusa, la agencia asegura que el cliente está «contactando a una persona que, ya antes del suceso, tenía la voluntad propia, apuntándose a una agencia matrimonial internacional, de buscar una vida fuera del país, y que ahora además se ve forzada a hacerlo». Y añade: “La chica tiene el privilegio infinito y la suerte, dentro de lo inimaginable de todo esto, de elegir”.

El estereotipo en torno a las mujeres del Este

Otra empresa de este tipo, Tuparejarusa.com, habla de las mujeres ucranianas como mujeres que “no son como las españolas”, “ni quieren serlo” ya que “desean ser femeninas” y que “el hombre sea el cabeza de familia”. “En el fondo, aunque no lo reconozcan abiertamente, a la mujer ucraniana le gusta un tipo de hombre que sea el que lleve la voz cantante”, escribe la agencia en su web. En una línea parecida, está el espacio mujerucraniana.com que, como el resto, promueve estereotipos y generalizaciones sesgadas sobre las mujeres ucranianas: chicas bellas, trabajadoras, leales, fieles, atentas y familiares.

Estas webs promueven estereotipos sobre las ucranianas: «les gusta un hombre que lleve la voz cantante» 

Sin embargo, explica Jordi Roca, el perfil dominante en estas páginas suele ser de mujeres “con estudios superiores, en muchos casos con carrera y que, incluso siendo médico o ingeniera, tienen un sueldo miserable y tienen que tener dos trabajos para llegar a fin de mes”. 

También se pueden encontrar mujeres que se han casado muy jóvenes, ya divorciadas, y que, además de tener que ser pluriempleadas, continúan realizando solas las tareas del hogar y del cuidado de los hijos, si es que los tienen. Además, son mujeres que, por lo general, “tienen una valoración muy negativa de la masculinidad del hombre ucraniano”, puntualiza Roca.

Un negocio con años de trayectoria

Este negocio no es nuevo, no ha llegado ahora con la invasión rusa para ayudar a escapar a las mujeres de Ucrania. En España y en otros países occidentales, hay un gran imaginario sexual en torno a las mujeres eslavas del que estas entidades llevan años aprovechándose. Por otro lado, los hombres que acuden a estas empresas suelen ser divorciados que culpan al avance del feminismo en el mundo occidental del fracaso de sus anteriores relaciones, explica Roca.

La inseguridad que muchas ucranianas sufren en sus hogares, la precariedad laboral, los bajos salarios y el estigma que cae sobre la mujer soltera en muchos países del este de Europa –a lo que ahora se suma el factor del conflicto armado–, hacen que el negocio funcione.

Se pueden encontrar muchas agencias o empresas que sacan tajada de la vulnerabilidad de estas mujeres y que, bajo la coartada del matrimonio, las reducen a sujetos expuestos en catálogos que, como indica Jordi Roca, “promueven, probablemente, una cosificación voyeurística de estas mujeres como otras en contraste con las feministas occidentales liberadas”.

«El negocio está dirigido a hombres de países del norte global que buscan a mujeres del sur global»

“Como vemos, se trata de agencias dirigidas primariamente a hombres de países del norte global que buscan mujeres en determinados países del sur global”, declara Roca. En este caso, la desigualdad es entre el Oeste y el Este pero se sigue el mismo patrón: la instrumentalización de aquellos más vulnerables, en este caso las mujeres ucranianas, que da lugar a relaciones asimétricas y que las convierte en productos de consumo para aquellos que se lo pueden permitir.

La vulnerabilidad de la mujer durante el conflicto armado

En una guerra, las mujeres son víctimas por partida doble. Amnistía Internacional habla en su informe del año 2020, titulado ‘No es un asunto privado’, de la violencia que sufren las mujeres en el Este de Ucrania: violencia sexual, doméstica y sexismo en los medios de comunicación. Por otro lado, recalca que en Ucrania, las mujeres no tienen apenas representación política y, por lo tanto, tienen posibilidades muy limitadas de crear leyes que puedan cambiar su situación en el país.

La investigación de Amnistía Internacional denuncia que, tras el conflicto iniciado en el 2014 en Donetsk y Lugansk, las autoproclamadas repúblicas prorrusas, las mujeres de esta región pasaron a estar en una situación más vulnerable por la escasez de servicios y la falta de refugios para víctimas de la violencia de género.

El riesgo de sufrir violencia en casa es mayor para las mujeres con el conflicto

Además, como indicaba en 2015 el noveno «informe periódico sobre la situación de los derechos humanos en Ucrania» de la Oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos, con el conflicto hay un «mayor riesgo de violencia doméstica”, ya que los militares regresan de la zona de guerra sin recibir los servicios sociales y psicológicos adecuados.

Por otra parte, el informe de Amnistía Internacional señala que los espacios públicos y los medios de comunicación ucranianos están llenos de imágenes sexualizadas de los cuerpos de las mujeres que, en muchas ocasiones, “son representados como mercancías”.

Y como mercancías conciben a las mujeres ucranianas –también rusas y bielorrusas en algunos casos–, estas empresas que, como Chicas del Este, han buscado rápidas alternativas para continuar con este negocio que cosifica a la mujer y en el que, como casi siempre, el hombre lleva la voz cantante.

Share this:

 
Copyright © Metropolitana 93.5 | La Autentica | Tucumán. Designed by ORUASI OddThemes | Distributed By ORUASI