¿POR QUÉ LOS PADRES OLVIDAN A SUS HIJOS EN EL AUTO? LA CIENCIA TE LO EXPLICA



Según los expertos, en la mayoría de los casos, no se olvida a un niño en el auto por negligencia, sino por cambios en la rutina y la forma en que funciona nuestro cerebro y la memoria.
Existen sencillas estrategias y nuevas tecnologías pueden ayudar a prevenir estos lapsus, y hay un patrón de comportamiento identificado. David Diamond, psicólogo y neurocientífico de la Universidad del Sur de Florida, en Estados Unidos, ha dedicado parte de su carrera al estudio de estos episodios.

"Todos los padres reportan haber sufrido un lapsus de memoria. Y casi todos se olvidaron de sus hijos en el auto después de cambiar su rutina, ya sea porque decidieron tomar una ruta diferente o porque tuvieron que llevar a los bebés a la guardería antes", le dice Diamond a BBC News Brasil.

Según el experto, es común que esto ocurra cuando alguien hace algo que no es habitual

"No son solo los padres los que pasan por esta situación: hay registros de pilotos de líneas aéreas que por estar tan acostumbrados a pilotar el mismo modelo de avión, se involucran en accidentes cuando les asignan otra aeronave", afirma.
"Por eso usamos calendarios, alarmas y todo tipo de señales para recordar nuevas tareas. Nuestro cerebro necesita ayuda para no olvidar".
Se utilizan diferentes partes del cerebro en el proceso de almacenar y activar recuerdos. Diamond destaca los ganglios basales como el mecanismo principal en este engranaje mental. Esta parte del cerebro opera a nivel subconsciente, es decir, permite utilizar habilidades ya adquiridas o información almacenada en el pasado sin tener que pensar activamente en ellas.
"Los ganglios basales son nuestro piloto automático. Nos permiten, por ejemplo, conducir sin pensar en los movimientos de los pedales o la ruta exacta al trabajo", sostiene el neurocientífico.
Asimismo, usamos con frecuencia el hipocampo y la corteza frontal, que se encargan de procesar y retener nueva información. Este sistema de memoria es completamente diferente e independiente del primero, según Diamond.
Mientras los ganglios basales funcionan de forma automática, el hipocampo necesita ser activado conscientemente para que los datos almacenados puedan volver a formar parte de nuestros pensamientos. Esto se hace mediante un recordatorio por escrito o un factor externo, pero a veces simplemente no ocurre.
“En cierto modo, los ganglios basales y el hipocampo compiten dentro de nuestro cerebro. Y cuando una madre o padre olvidan a su hijo en el auto, significa que el hipocampo ha perdido la batalla”, explica Diamond.
Aunque esto le puede ocurrir a cualquiera, unos padres estresados o con falta de sueño, algo muy común en los primeros meses de un bebé, son aún más propensos.

 En situaciones de cansancio y nerviosismo, el hipocampo se daña, pero los ganglios basales siguen funcionando con normalidad, explica Diamond en su investigación.

Estos episodios de bebés olvidados en automóviles se han vuelto tan frecuentes y temidos en Estados Unidos, que el fenómeno entre científicos y autoridades ya tiene un nombre oficial: síndrome del bebé olvidado.
La ONG NoHeatstroke se dedica exclusivamente a la prevención y seguimiento de estos casos y estima que 906 niños han muerto desde 1998 tras ser dejados en vehículos cerrados en el país, donde el 90% de los hogares tiene al menos un carro.
Para evitarlo, "es importante que sepan que casos como este son comunes, para que nunca dejen de verificar al menos dos veces si el niño todavía está en el automóvil antes de cerrar las puertas", dice Erika Tonelli, coordinadora del Instituto Bem Cuidar y el organización Aldeias Infantis SOS.
Hay otras formas de evitar el olvido como tener cerca un objeto que ayude a recordar al niño, en el asiento del pasajero o pegado a la llave o al celular. Puede ser un chupete, un juguete o incluso un pañal, poner su bolso o pertenencias personales en el asiento trasero del automóvil, al lado la silla del bebé.
En los últimos años se han desarrollado varias tecnologías, como la aplicación de navegación Waze, que tiene una función de 'Recordatorio para niños' que se puede activar en la configuración.
Otros programas, como Kars 4 Kids y BabyOnBoard se conectan al GPS del celular y emiten alertas sonoras en cuanto el conductor estaciona, e incluso se puede programar la aplicación Backseat para enviar SMS automáticos a contactos preestablecidos cada vez que se apaga el auto. Los mensajes recuerdan que el niño puede ir en el asiento trasero.
Y algunos modelos de sillas de coche más modernas tienen sensores que avisan al conductor a través del teléfono móvil o avisos sonoros de que el niño sigue en la silla.

Share this:

 
Copyright © Metropolitana 93.5 | La Autentica | Tucumán. Designed by ORUASI OddThemes | Distributed By ORUASI