Escala heavy en la gira nacional de Lilita. Un dirigente agrario PRO se cruzó con el radical Cano por la alianza con Bussi y hubo video. Alfaro no fue invitado.

 TUCUMÁN (Corresponsalía Norte Grande) 

La estadía en esta provincia de Elisa Carrió fue breve pero intensa. La líder nacional de la Coalición Cívica (CC) tuvo que recurrir a sus habilidades de componedora para evitar que la reunión con la dirigencia local de Juntos por el Cambio (JxC) no se convirtiera en el inicio de una diáspora que detonara la unidad de la oposición a un año de las elecciones provinciales. 

Como viene contando Letra P, la tensión marca el vínculo de la UCR y el PRO de Tucumán. Ahora, las diferencias sobre la política de alianzas generaron duros cruces que se conocieron públicamente por un video de 50" filtrado en redes sociales, en el que la virulencia de las acusaciones volvió estériles los intentos posteriores de poner paños fríos a la interna.

En la escala tucumana de la gira nacional de Carrió, solo hubo tiempo para dos encuentros. El primero fue de política pura y dura, en donde la exdiputada fue la protagonista, parada frente a un pizarrón, en modo dictado de una clase, mientras su "alumnado" la escuchaba con atención. Narcotráfico, seguridad, inclusión social y economía fueron algunos de los temas que abordó ante la atenta mirada del diputado nacional y también presidente de la UCR local Roberto Salazar, de los intendentes de Bella Vista y Yerba Buena, Sebastián Salazar y Mariano Campero, y del exdiputado nacional y exjefe del Plan Belgrano José Cano. Lo que se dice, todos los caciques de las tribus radicales de la provincia.  

 No se trató de un encuentro de la mesa provincial opositora, sino un cónclave cuyo listado de asistentes pasó antes por el filtro de Lilita e incluyó a la legisladora local Nadima Pecci (ex-Fuerza Republicana), a sus pares José María Canelada y Paulo Ternavasio; el presidente del PRO, Ramiro Beti, y Manuel Avellaneda, miembro de la Sociedad Rural tucumana, entre otros. Junto a Carrió estuvo todo el tiempo Sandra Manzone, exconcejal y referente local de la CC ARI.

Mientras Lilita avanzaba en su exposición sobre los desafíos de las políticas de alianzas, Avellaneda, expresidente del PRO, criticó la relación del espacio con el intendente de San Miguel de Tucumán, Germán Alfaro, cuya esposa, Beatriz Ávila, fue elegida senadora nacional el año pasado por la oposición. También cuestionó un posible acercamiento con Ricardo Bussi, legislador y principal referente de Fuerza Republicana. "Con Bussi no va a cambiar la provincia", señaló.


Cano se sintió tocado y no la dejó pasar. "Manuel, ¿vos creés que yo no tengo convicción? La Sociedad Rural a la que pertenecés le dio ministros a -los exgobernadores- Antonio Bussi y José Alperovich y con la muerte de Paulina Lebbos en el lomo, mientras yo lo enfrentaba", disparó el exdiputado. Tuvo que intervenir Carrió para que los ánimos se calmaran, aunque en el fragor del cruce sostuvo sobre Avellaneda, con cierto desdén: "Es de la Rural, nene". Nadie se percató que alguien había registrado la discusión en video con su teléfono celular. 

 Pasado el incidente, Lilita llamó a apoyar las medidas que adopte el Gobierno en beneficio del conjunto de la sociedad, en línea con sus expresiones públicas de apoyo al acuerdo con el Fondo Monetario Internacional. También aclaró que mantiene una excelente relación y diálogo con el expresidente Mauricio Macri y con el jefe de Gobierno porteño, Horcio Rodrigurz Larreta. Al gobernador de Jujuy, Gerardo Morales con quien se reunió hace unos día, y a quien describió como su amigo personal.

 También se dio tiempo para mostrar sus límites al momento de sumar nuevos espacios a la coalición y volvió a expresar su rechazo a Javier Milei.  "Si nosotros podemos admitir gente que esté a favor de la venta de órganos, yo no voy a estar", avisó.

Sobre Bussi, recordó que junto al exdiputado socialista Alfredo Bravo empujaron para que se rechazara el diploma del ya fallecido Antonio Bussi –luego condenado por crímenes de lesa humanidad– para que no asumiera como diputado nacional por inhabilidad moral.

 Más calmo, el segundo encuentro de Carrió en tierra tucumana fue con representantes de las actividades cañeras, del limón, del transporte y estaciones de servicio, ante quienes se comprometió a alivianar la presión fiscal. Uno de los temas analizados fue el impacto de la falta de gasoil y sus consecuencias en la actividad productiva.

La exdiputada se movió en auto desde la semana pasada por el norte argentino y llegó a Tucumán este lunes alrededor de las 17. Se instaló en un hotel de una cadena internacional ubicado en Yerba Buena, al pie de los cerros tucumanos, que se convirtió por unas horas en la Meca de parte de la dirigencia opositora y de distintos ámbitos de la actividad económica. 

 En diálogo con Letra P, Cano consideró que la visita de Carrió fue "positiva" y que "esos segundos del video" no representan el tono general del encuentro. "Estuvimos tres horas dialogando. Debemos avanzar para llegar unidos a 2023 y ofrecer a la sociedad una oferta electoral seria y competitiva”, afirmó.

 Consultada por este medio, Manzone lamentó la difusión de las imágenes porque, analizó, corrieron el eje de lo más importante que, según ella, fueron los acercamientos aprovechando la llegada de Carrió a Tucumán. “Tenemos historias y pertenencias diferentes, es lógico que haya discusiones de este tipo, pero prevalece la idea de caminar en unidad”, sostuvo. 

 Con todo, el altercado de la reunión concentró la atención general. Lo que también muestra el video es la ausencia en el encuentro del intendente Alfaro, que no fue invitado. Consultado sobre el cortocircuito en el programa de noticias Los Primeros, que se emite por Canal 10, aprovechó para castigar: "Gracias a Dios que no participé de esa reunión, pero me da vergüenza ajena”, disparó.

 Sobre Alfaro, que quiere ser candidato a la gobernación en 2023, aún pesa la desconfianza. El año pasado, la dirigencia cambiemista se "tragó el sapo" de que el intendente capitalino fuera cabeza de lista para el Senado y que su suplente fuera su esposa Beatriz Ávila. Con el resultado puesto, renunció para seguir a cargo del municipio y asumió ella. Además, en JxC le facturan su pasada sociedad política con Alperovich, con el actual jefe de Gabinete, Juan Manzur  y con el actual gobernador interino Osvaldo Jaldo.

Dirigentes de ambos espacios confirmaron a Letra P que antes de las PASO hubo diálogos extraoficiales entre Alfaro y Jaldo, que libraba una guerra abierta con Manzur, en la que analizaron un hipotético quiebre para que el entonces vicegobernador armara su propio partido. Jaldo, cumpliendo con un principio peronista, no sacó los pies del plato, el vínculo se cortó y se esfumó así el sueño del intendente de armar una fórmula conjunta en 2023. Sobre ese caldo de cultivo, la UCR vernácula que timonea Sánchez no temió ahora que la decisión de no invitar a Alfaro se leyera como un desplante.


Fuente: https://www.letrap.com.ar/nota/2022-6-14-17-50-0-la-visita-de-carrio-no-pudo-apagar-las-llamas-de-la-interna-de-jxc-en-tucuman

Share this:

 
Copyright © Metropolitana 93.5 | La Autentica | Tucumán. Designed by ORUASI OddThemes | Distributed By ORUASI