SENADORES OFICIALISTAS RECLAMAN TARIFAS ELÉCTRICAS DIFERENCIALES PARA EL NORTE GRANDE

Un grupo de senadores del FdT presentaron un proyecto para que se “atienda el histórico reclamo” y se compense como sucedió con la Patagonia.

 
A partir de un proyecto presentado por la chaqueña María Inés Pilatti Vergara (FdT), legisladores del oficialismo le piden al Ejecutivo que “atienda el histórico reclamo de federalismo tarifario en el costo energético”.

Los senadores del Frente de Todos remarcaron “la demanda de las 10 provincias del norte argentino para que, atendiendo a sus extremas temperaturas, le sean reconocidas tarifas eléctricas diferenciales, al igual que en la zona patagónica”.

Con Pilatti Vergara a la cabeza, la iniciativa es acompañada por María Eugenia Duré (Tierra del Fuego), Silvina García Larraburu (Río Negro), Ricardo Guerra (La Rioja), Cristina López Valverde (San Juan), María Eugenia Catalfamo (San Luis), Nora Del Valle Giménez (Salta), Juliana Di Tullio (Buenos Aires) y Maurice Closs (Misiones).

 El proyecto explica que el reconocimiento reclamado por el Norte Grande es análogo al de las provincias sureñas, las cuales gozan de tarifas reducidas de gas por ser “zonas frías”. Incluso, esa tarifa diferencial se amplió a otras provincias y localidades del país a través de la ley votada el año pasado por impulso de Máximo Kirchner. Y fue precisamente en ese momento que también se puso en debate la realidad de las “zonas cálidas”.

“Dado que, según cifras del Servicio Meteorológico Nacional, los habitantes del norte argentino soportan temperaturas máximas superiores a los 40° en promedio durante la mitad del año, cabe recordar que la Organización Mundial de la Salud afirma que la temperatura ambiente óptima para nuestro organismo varía entre 18°C y 24°C. Cualquier nivel más elevado conlleva perjuicios para la salud”, sostiene el texto.

Además, puntualiza la correlación directa entre la demanda eléctrica y la temperatura, indicando el ascenso del consumo coincidente en los picos de calor, tal como deja en claro un informe de la Asociación de Distribuidores de Energía Eléctrica de la República Argentina (ADEERA).

“Las consecuencias del cambio climático y del progreso tecnológico están detrás del aumento tendencia del consumo, y estos incrementos de temperaturas exceden lo coyuntural y obligan -prosigue el texto- a dimensionar el fenómeno desde cuatro perspectivas clave”.

En ese sentido, el proyecto se refiere al costo tarifario: de acuerdo con un estudio comparativo de tarifas residenciales elaborado por la Universidad de San Martin, la dispersión de tarifas supera el 150% y no está relacionada a la temperatura ambiente. Esto hace que, para usuarios con consumos de 250Kw/mes, la CABA sea la segunda jurisdicción más barata en términos de tarifas eléctricas; mientras que Jujuy y Catamarca sean relativamente caras. Para consumos de 550Kw/mes, Chubut, Santa Cruz, Río Negro, Mendoza y San Juan, presentan tarifas menores que las provincias del Norte Grande, excepto La Rioja.

Las inequidades

En cuanto a la demanda, el consumo energético per cápita es mayor en aquellas regiones en donde las altas temperaturas tienen mayor persistencia. Para dimensionar la inequidad entre jurisdicciones en materia de acceso a la energía eléctrica entre ciudadanos, no alcanza con comparar la tarifa unitaria (Kw/hora) por jurisdicción, sino también hay que estimar la mayor necesidad de consumo eléctrico promedio por parte de los habitantes de las regiones cálidas de nuestro país, señala la iniciativa.

Respecto de las interrupciones del servicio, indica que ante picos de demanda la red eléctrica colapsa y raciona la demanda mediante cortes de suministro. La demanda supera a la oferta, y el sistema ajusta reduciendo el consumo. En el Norte Grande es frecuente este tipo de interrupciones de servicios. Estos factores hacen que las “facturas de luz” sean mayores en las provincias norteñas que en el resto del país y que el servicio sea inestable.

El presupuesto familiar

Finalmente, en un ítem referido a la informalidad y los salarios, el proyecto apunta que un cuarto elemento a considerar es la incidencia en el presupuesto familiar. Datos del Observatorio del Empleo y Dinámica Empresarial del Ministerio de Trabajo de la Nación revelan que el salario registrado promedio en las provincias del Norte Grande está por debajo de la media.

En este contexto, las Encuestas Permanentes de Hogares del INDEC exhiben que la informalidad laboral está más extendida en las provincias del norte. Además, durante los últimos años, las remuneraciones de estos empleos precarios fueron las más castigadas en términos reales. Sólo durante 2020, el poder adquisitivo de los asalariados informales perdió más de 10.

Luego de enumerar esos factores, el proyecto expresa que “la política actual en materia de tarifa energética no tiene en cuenta las realidades diversas del Norte Grande, tanto climáticas como sociales, culturales y económicas” y que “a juzgar por las concesiones logradas por las provincias patagónicas y cuyanas, hay una discriminación histórica hacia los habitantes del Norte Grande, a quienes no se le reconoce el acceso a la energía eléctrica en un plano de equidad federal”.

El documento subraya que “sólo en 2021 había 17 proyectos que atendían a esta situación en el Congreso Nacional, todos esperando tratamiento”. “Todas las iniciativas coinciden en proponer la creación de un fondo fiduciario para subsidios de consumo residenciales de energía eléctrica que tenga por objeto financiar las compensaciones tarifarias que las distribuidoras y comercializadoras zonales deberán percibir por la aplicación de tarifas diferenciales en las provincias de Corrientes, Chaco, Formosa, Misiones, Santiago del Estero, Salta, Jujuy, Tucumán, Catamarca y la articulación con mandatarios locales”, resalta el texto.

Asimismo, se subraya que el planteo “está consensuado con los mandatarios del Norte Grande y responde a lo trabajado desde hace más de un año entre las 10 provincias que conforman el seno del Consejo del Norte. El pedido es concreto: la reducción del 50% del precio de las tarifas del Mercado Mayorista, con llegada a la totalidad de los usuarios de todas las categorías”.

“Dependiendo de la provincia, esto impactará en una rebaja del 25% al 30% en las facturas de cada familia. En el caso del Chaco, al ser una de las tarifas más bajas, la reducción sería de casi un 30% en las facturas”, proyecta.

Por último, en la iniciativa se recuerda que “este compromiso fue asumido por las autoridades nacionales en compensación por haberse aprobado un subsidio de gas a las zonas frías, tratado en tiempo récord”, y los senadores instan a que el Congreso “lleve equilibrio y equidad a la situación haciendo lo propio para el norte durante el año legislativo que comienza”.

Fuente: Parlamentario

Share this:

 
Copyright © Metropolitana 93.5 | La Autentica | Tucumán. Designed by ORUASI OddThemes | Distributed By ORUASI