KÉFIR, EL GATO MÁS GRANDE DEL MUNDO


Hay
 gatos de todos los tamaños y formas pero Kefir es especial. Se trata del gato más grande del mundo y, a juzgar por sus fotos, no parece que ningún otro felino doméstico pueda igualarlo en tamaño. Se trata de un gato Maine Coon, una de las razas de gato con mayor tamaño, pero Kefir es incluso demasiado grande para los estándares de la raza. 

Esta descomunal mascota, cuyo nombre se debe a la bebida de leche fermentada,  vive en al localidad rusa de Stary Oskol. Su propietaria es Yulia, que adoptó a Kefir hace dos años cuando todavía era pequeño y no le confundían con un perro, como le ocurre ahora. 

El gato tiene casi dos años y pesa más de 12 kilos. Es decir, que pesa tanto como un niño pequeño. Yulia sabía que lo que tenía entre manos era un Main Coon y que se enfrentaba a un crecimiento muy notorio. Sin embargo, Kefir ha crecido mucho en muy poco tiempo y seguirá haciéndolo hasta los cuatro años. "Nunca imaginé que un gato pudiera llegar a ser tan grande", ha dicho la propietaria al Daily Mail. 

Yulia ha confesado que Kefir, que de primeras tiene un aspecto fiero, es muy cariñoso y se deja acariciar por todo el mundo. Está acostumbrado a ser el centro de atención y una mascota bastante mimada: "Por la noche le gusta subirse a mí y dormir. Cuando era un gatito, no me causó ningún inconveniente. Pero ahora se ha vuelto grande y pesado y, por supuesto, es difícil dormir así". 

 El gato es el claro protagonista de la cuenta de Instagram de Yulia. En su perfil acumula más de 17.000 seguidores que quieren saber cómo es la vida de este gato gigantesco. El revuelo que ha provocado su gran tamaño ha hecho que la influencer haya hecho un resumen de algunas de las noticias que se han dedicado a Kefir por todo el mundo. "La gran estrella os envía un gran agradecimiento por todos vuestros buenos deseos", ha posteado la joven rusa.

Share this:

 
Copyright © Metropolitana 93.5 | La Autentica | Tucumán. Designed by ORUASI OddThemes | Distributed By ORUASI