Sí, el sabor a vainilla viene del ano del castor, y otros usos del castoreum

Aunque muchos de los usos del castoreum se remontan a la antigüedad, en la actualidad cuentan con otros de lo más curiosos.

Los aditivos son seguros. Esto es algo que debe quedar claro, cada vez son más las personas que los demonizan, confiriéndoles todo tipo de peligrosos efectos. Pero que no sean malos para nuestra salud no significa que su origen a veces no sea un tanto desagradable. No hay más que ver los usos del castoreum.

Esta es una sustancia oleosa, procedente de unas glándulas situadas en el ano de los castores. Si bien en el pasado sus aplicaciones eran principalmente medicinales, en los tiempos modernos ha ido labrándose otras. La más común es en la industria alimentaria, donde se usa para dar a los alimentos sabor a vainilla. A veces, en menor cantidad, también a fresa. Además, muchas marcas de alta gama de perfumería lo han utilizado por conferir cierto aroma a cuero. Pero eso no es todo. También cuenta con otros usos muy interesantes, pero mucho menos conocidos. Si es que los anteriores pueden considerarse conocidos.

El inicio de los usos del castoreum

Para leer la primera referencia conocida a los usos del castoreum tenemos que retroceder hasta el 77 antes de Cristo. Aquel año, Plinio el Viejo publicaba su Naturalis Historia, una obra similar a una enciclopedia, en la que el filósofo romano trataba una gran cantidad de temas.

En lo referente a esta sustancia, aseguraba que su olor podía provocar los estornudos y que mezclada con agua servía como tratamiento para la fiebre cerebral. Además, cita una receta a base de castoreum, aceite de rosa y peucedanum para mitigar el insomnio.

Otros muchos síntomas y trastornos, como el vértigo, los calambres o los dolores de estómago podrían curarse gracias a este increíble aceite. Con los años se convirtió en un ingrediente clave de la medicina tradicional de muchas culturas. Pero la llegada de la ciencia moderna fue dejándolo en desuso. Al menos en parte.

Pronto comenzó a usarse como saborizante en postres y productos lácteos y también como compuesto para algunas fragancias. Sin embargo, la cosa no queda ahí.

Tabaco y whisky

El sabor y el aroma de esta sustancia han sido muy útiles en la producción de alimentos y perfumes. Pero si hay un producto en el que ambas cualidades tienen gran importancia sin duda se trata del tabaco. Por eso, entre los usos del castoreum también se encuentra su aplicación como aditivo en cigarrillos.

Son muchos los aceites esenciales de origen animal y vegetal que pueden ir dirigidos a este fin. Por ejemplo, en una patente presentada en 2012, se citan algunos, como la menta piperita, el jazmín, el almizcle y, por supuesto, el castoreum.

Otro producto asociado a hábitos poco recomendables en el que se encuentra el castoreum es el whisky. De hecho, es el componente estrella de un bourbon llamado House of Tamworth Eau de Musc. Según explicaron en declaraciones a la revista online Food and Wine desde la compañía desarrolladora de este whisky, eligieron las secreciones de castor por su capacidad para dar un sabor avainillado, con ciertos toques de frambuesa y cuero. El efecto es similar al de las bebidas destiladas envejecidas en barrica, por lo que se ha fabricado con el sabor equivalente a una progresión natural.

Un tesoro para los apicultores medievales

Otro de los usos del castoreum tuvo lugar durante la Edad Media. Al parecer, los apicultores de la época lo aplicaban sobre las colmenas para aumentar la producción de miel.

A día de hoy no se sabe si esto realmente tenía algún fundamento. Se cree que puede deberse a que, por sus propiedades antimicrobianas, podría proteger a las abejas de algunas enfermedades. Estos insectos, como cualquier otro animal, son más productivos si se encuentran sanos. Por eso, no era una aplicación descabellada para esta secreción que, visto lo visto, puede ir mucho más allá de los batidos y los helados de vainilla.

fuente. https://hipertextual.com/

Share this:

Publicar un comentario

 
Copyright © Metropolitana 93.5 | La Autentica | Tucumán. Designed by ORUASI OddThemes | Distributed By ORUASI