LA SANTA SEDE AL FORO DE DAVOS: "EVITAR QUE LA POBREZA SE CONVIERTA EN VIRAL"

 

"Estamos viendo cómo los gobiernos se centran sólo en su propia gente", advirtió el Card. Peter Turkson, en su intervención virtual en el Foro Económico que se celebra en la localidad suiza de Davos.

El cardenal Peter Turkson, prefecto del Dicasterio para el Desarrollo Humano, intervino de forma virtual en el Foro Económico anual que se celebra en la localidad suiza de Davos.

La Covid-19 convulsiona al planeta y hace indispensable la solidaridad: “Cuando hablamos de la dignidad de la persona humana, no podemos transigir y debemos apoyarla”.

“Hay un mundo que puede hacer que le lleven las compras a su casa, evitando el peligro de las aglomeraciones, y otro que, si quiere comer, debe procurarse la comida en persona en mercados donde no hay distancias predefinidas. Más sencillamente, hay un mundo que tiene una casa en la que tener a la familia segura y otro mundo que no tiene esta seguridad porque no tiene, o ya no tiene, un hogar digno de ese nombre y un trabajo para pagarlo”.

Covid, “explorar terapias alternativas”

Es el mundo de la pobreza, que sufre más la herida del Covid, el que diseña el cardenal Peter Turkson ante el prestigioso Foro de Davos, al que la pandemia ha reconfigurado en clave virtual.

Un mundo que necesita certezas más fuertes que las desmoronadas por la pandemia. Empezando por los tratamientos antivirus para los que el “acceso para todos” -deseado por el Papa y del que se hace eco el prefecto del Dicasterio para el Desarrollo Humano- sigue siendo un objetivo muy difuso. “Estamos viendo cómo los gobiernos se centran primero en su propia gente y luego en los demás”, señaló el cardenal, que respondió a una serie de preguntas.

“Varios países también tienen la capacidad de producir medicamentos y si la propiedad intelectual se flexibilizara podrían llevar la producción a nivel local” reduciendo el impacto del contagio. Hay nuevas cepas del virus que son inquietantes, la de Sudáfrica por ejemplo, y si se pudieran “explorar algunas terapias alternativas”, dijo el cardenal Turkson, “esto podría ayudar a gestionar la emergencia y reducir las tasas de mortalidad”.

Los “grupos de movimiento popular”

La cuestión de la vacuna es una prioridad en esta contingencia global, pero no la única. La sesión del Foro en la que intervino el cardenal es elocuente, detener la pobreza antes de que se convierta en “viral”.

La Santa Sede se movió rápidamente gracias a la Comisión Covid-19 creada por el Papa, un grupo de expertos encargado de estudiar lo que está sucediendo y proponer una visión de futuro. 

“Desde hace algún tiempo -explicó el prefecto vaticano-, nos hemos comprometido con lo que llamamos “grupos de movimientos populares”. Hemos identificado tres áreas clave: tierra, trabajo y vivienda. Estos tres objetivos son los que perseguimos ahora para garantizar que la gente tenga un lugar donde dormir, y esto también significa salvaguardar a la familia y su seguridad y bienestar.”

Este esfuerzo -que el Papa lleva meses pidiendo, apelando a la conciencia del mundo que tiene los medios necesarios- es posible si se basa en un valor claro: la “persona en el centro”.

El año pasado fue el propio Francisco quien lo invocó, este año es el cardenal Turkson el portavoz. “Cuando hablamos de la dignidad de la persona humana, no podemos transigir y debemos defenderla”, dice. Es una cuestión de atención que se convierte en una opción política y en una dirección de acción.

“A un cierto punto -argumenta el cardenal-, tratamos de crear una plataforma con políticas económicas sociales” capaces de “cuidarse mutuamente, porque la familia humana es una única familia interconectada”. Y la práctica de la solidaridad, del “cuidado”, concluye, crea y difunde la “fraternidad humana”.

Fuente: AICA

Share this:

Publicar un comentario

 
Copyright © Metropolitana 93.5 | La Autentica | Tucumán. Designed by ORUASI OddThemes | Distributed By ORUASI