SIDETEC - EL SAOCOM 1B FACILITARÁ LA AGRICULTURA SATELITAL EN TUCUMÁN


La ciencia argentina llegó al espacio exterior a través de desarrollo del satélite Saocom 1B. Un nuevo hito nacional que no se detuvo a pesar de la pandemia de coronavirus. El satélite nacional Saocom 1B tuvo un lanzamiento exitoso.

 

El acontecimiento fue celebrado en Tucumán por el gobernador Juan Manzur, que en su cuenta de Twitter compartió el tweet del presidente Alberto Fernández; por Mariano Garmendia, secretario de Innovación y Desarrollo Tecnológico de Tucumán; y por Miguel Cabrera, decano de la Facultad de Ciencias Exactas y Tecnología de la Universidad Nacional de Tucumán quienes coincidieron que el satélite brindará servicios valiosos para la actividad científica, productiva, ambiental y defensa de la soberanía nacional que podrán se empleados para el desarrollo de la provincia

 

El logro es el resultado de años de investigación y desarrollo tecnológico obtenidos a través de  la confluencia de los más distinguidos profesionales de las universidades públicas del país que trabajan en la Comisión Nacional de Actividades Espaciales (Conae) y la empresa sociedad del Estado, Investigaciones Aplicadas (Invap). La industria espacial argentina es un modelo que trascendió los gobiernos y que, gracias al ingenio local, es ejemplo para otras actividades tecnológicas del país.

 

Luego de la propulsión hasta el cielo de la nave que llevaba el dispositivo con la bandera argentina, el acontecimiento fue festejado por los científicos de la Conae en Córdoba y de Invap en Bariloche, profundamente emocionados, vestidos con sus delantales blancos y barbijos. Misión que generó expectativas en el pueblo argentino, especialmente en los referentes de los sectores científico productivos.

 

Al  respecto, Garmendia opinó: “la construcción del satélite indica un valioso desarrollo tecnológico para el país y una continuidad de la Conae como una estructura de desarrollo científico muy importante”.

 

Sobre los servicios del vehículo espacial que será monitoreado desde suelo argentino, el funcionario dijo: “es una herramienta que prestará servicios para la agricultura, el monitoreo de suelos y de la plataforma marina argentina que es extremadamente rica en recursos naturales. Argentina exporta casi la misma cantidad de proteína de animales de tierra como de mar. Se podrá luchar contra la pesca clandestina y servirá para la seguridad nacional”.

 

Analizó que el alcance del satélite tiene en cuenta que la Argentina es un país bicontinental, con la Antártida como una importante parte del suelo nacional que es un reservorio invaluable con gran potencialidad  que podrá ser relevado desde el espacio con fines científicos.

 

Trabajo conjunto entre la Provincia y la CONAE

 

Como Secretaría de Innovación y Desarrollo Tecnológico “trabajamos en convenios para utilizar herramientas de la Conae para conocer indicadores de la humedad de los suelos, los recursos hídricos, mapas de rendimiento para analizar prácticas de cultivo y áreas sustentables. Estudios y planificación de áreas urbanas, entre otras aplicaciones”.

 

Agricultura satelital

 

Si bien en la zona central del país, en la pampa húmeda, hay una trayectoria en el trabajo agropecuario con información satelital, esto no tuvo su réplica en el noroeste argentino salvo en la industria citrícola: “No estamos acostumbrados a la agricultura satelital en el norte argentino. Sí en el limón pero creo que hay un potencial importante para su aplicación en otros cultivos. Esto también sirve para la gestión de áreas protegidas como el Parque Nacional Aconquija. Esto abre posibilidades de trabajo y permitirá exportar esta tecnología desarrollada a partir de empresas autogestionadas que son del Estado”.

 

Las expectativas de la ciencia tucumana

 

El decano Miguel Cabrera, ingeniero electricista y doctor en Física de la Atmósfera con una larga trayectoria científica en el país como en el exterior, explicó que el satélite fue diseñado para la observación de la superficie terrestre: “es considerado un satélite grande porque tiene tres toneladas. Porta un radar de apertura sintética. El satélite fue lanzado y alcanzó su órbita polar a 600 km de altura”.

El académico graficó que el dispositivo gira alrededor de la tierra de norte a sur entre los dos polos como “un ovillo de lana que envuelve la tierra de forma elíptica. El satélite pasa por el territorio argentino y su sistema de radar emplea una banda L, que es una frecuencia para escaneo del terreno mediante fotos secuenciales. Analizando el reflejo del suelo se puede saber cómo están las cosechas, la desertización, el avance de incendios, estudiar la superficie en tierra y mar”.

 

Tecnología local

 

Cabrera detalló que la misión Saocom permitió que la ciencia argentina exponga su potencial: “El proyecto no es de integración de tecnología adquirida en el exterior. Sino que gran parte de la integración se hizo en base a componentes que se fabricaron en el país como la plataforma de vuelo, paneles solares, electrónica de telecomunicaciones, antenas, sistemas conectorizados, trasmisores y receptores del equipo”.

El desarrollo de tecnología espacial propia “brinda ventajas competitivas porque se pueden fabricar herramientas con valor agregado que generan riquezas para el país” y señaló que si bien el satélite tiene propósitos científicos puede prestar un sinfín de servicios para el sector privado.

 

Será operado desde suelo nacional

 

“Para su construcción se utilizó mano de obra argentina. Profesionales de electrónica, computación, informática, ingeniería mecánica y desarrollo de software. Es un vehículo autónomo controlado desde tierra con las telemetrías de las estaciones en Córdoba y Tierra del Fuego. Las universidades aportaron recursos humanos muy capacitados a la Conae e Invap”, subrayó.

Cabrera recordó que la Facet, desde el inicio de Invap en la década del 80’ pasaron más de 15 ingenieros tucumanos. En la actualidad hay seis científicos egresados de la Universidad Nacional de Tucumán que trabajan en proyectos de satélites. A su vez, la Facultad tucumana participa en el desarrollo de antenas para otro radar.

“Para nosotros es un orgullo. Los recursos humanos formados en la Universidad son de primer nivel. No hay nada que envidiarle a otros países. Doctorandos que tenemos en los laboratorios de telecomunicaciones trabajan en Invap con proyectos que tienen que ver con aeronavegadores comerciales que son sistemas de guiados para vuelos comerciales”, señaló.

 

Por último, Cabrera contó que Ciencias Exactas tiene un convenio de colaboración científica con Invap para tener acceso científico a los datos. Además, la información se gestiona a través del Ministerio de Ciencia y Técnica de la Nación.

 

Misión Saocom

 

Consiste en la puesta en órbita de dos satélites Saocom 1ª –lanzado en 2018- y 1B, idénticos, que al ser dos permiten obtener la revisita adecuada de la superficie terrestre monitoreada, para la necesidad del usuario. Los satélites Saocom, junto con cuatro satélites de la Constelación Italiana Cosmo – SkyMed de la Agencia Espacial Italiana (ASI por sus siglas en italiano), integran el Sistema Ítalo Argentino de Satélites para la Gestión de Emergencias (Siasge), creado por la Comisión Nacional de Actividades Espaciales (Conae) y la ASI para beneficio de la sociedad, la gestión de emergencias y el desarrollo económico.

Ambos se convirtieron en los satélites SAR con mayor performance que existe en el planeta al momento y es por esta razón que ha despertado mucho interés en la comunidad científica internacional por hacer uso de los datos que se generen. Los sensores de la antena radar del satélite tienen la capacidad de captar datos tanto de día como de noche. También se destaca por su capacidad para ver a través de las nubes, ya que la frecuencia utilizada por la señal de microondas las traspasa y así, a diferencia de los instrumentos ópticos, el radar puede captar datos en cualquier condición meteorológica.

  

Share this:

Publicar un comentario

 
Copyright © Metropolitana 93.5 | La Autentica | Tucumán. Designed by ORUASI OddThemes | Distributed By ORUASI