TUCUMÁN 1966, UN POLVORÍN TRAS EL CIERRE DE LOS INGENIOS

El cierre de 11 ingenios decidido el 21 de agosto de 1966 por Jorge Salimei, ministro de Economía de la dictadura militar de Juan Carlos Onganía, provocaría un cataclismo social y económico en la provincia. El acontecimiento implicó también el inicio de un proceso de resistencia de los distintos sectores afectados por la medida que habría de tener como principal protagonista a la clase obrera azucarera.

Las terribles condiciones sociales --desocupación, hambre, éxodo masivo-- generadas por la brutal medida tomada por la dictadura militar en contra de la industria azucarera tucumana convertirán a la provincia en un polvorín cuyos estallidos no se harían esperar.

La visibilidad social y política que adquiere la cuestión azucarera se explica, entre otras razones, por la tradición de lucha de los obreros azucareros tucumanos y en el hecho muy importante de que éstos poseían una poderosa organización sindical: la Federación Obrera de Tucumana de la Industria Azucarera (FOTIA).

Cuadro de situación.

- a fines de 1966 más de 9.000 pequeños cañeros han perdido sus cupos de producción

-  otros tantos seguirán el mismo camino al año siguiente

- para principios de 1967, más de 17.000 trabajadores (un 35% del total de 1966) están en la calle con el cierre de los ingenios y la reducción del personal en los que siguieron funcionando

- al mismo tiempo cientos de pequeños comerciantes debieron cerrar sus negocios a causa de la recesión

- el índice de desocupación en Tucumán llegó al 10% durante el año 1967 y trepó hasta casi el 15% entre 1968 y 1969 (el nivel general de desocupación del país estaba alrededor del 4,5%).

- en un plazo de tres años se constató un proceso migratorio que llevó a abandonar la provincia a más de 150.000 personas, sobre una población cercana a los 750.00 habitantes.

Reclamos y protestas

La respuesta de los trabajadores a la desesperante situación descripta fue la toma de ingenios, las confrontaciones cada vez más violentas con la policía y el reclamo de reversión de las medidas tomadas por la dictadura. A las protestas se fueron sumando las familias de los trabajadores, párrocos de la zona y estudiantes.

En el marco de estas protestas, el 12 de enero de 1967 la represión a los obreros de los ingenios Santa Lucía y Bella Vista dejó como saldo la muerte de Hilda Guerrero de Molina que se convertiría en símbolo de la lucha contra el cierre de los ingenios.

El siguiente pico de conflictividad se registró en enero de 1968.

En San Pablo, como protesta por 97 cesantías en el ingenio que permanecía abierto, los trabajadores, sus dirigentes gremiales, el cura local Raúl Sánchez y sectores estudiantiles organizaron una misa seguida de una manifestación que terminó con la destrucción de la vivienda de un funcionario del ingenio.

 

La policía no sólo reprimió la manifestación encabezada por el párroco local y detuvo a varios dirigentes obreros en los días sucesivos, sino que el gobernador elevó una nota al encargado de la diócesis de Tucumán condenando la actitud del párroco Sánchez por “subversiva” y justificando su orden de captura.

El arzobispo de la provincia no se amilanó ante la presión del Estado provincial y respondió: “el origen de los tumultos no hay que buscarlo ni en la intención del presbítero Sánchez ni en su presencia en la caravana, sino en las injusticias que sufre el pueblo”.

Para 1969 la FOTIA no podía ocultar los signos del desgaste sufrido por varios años de lucha y de feroz represión que no pudieron revertir el cierre de 11 ingenios en un solo año, una brutal reducción de los niveles de producción, porcentajes altísimos de emigración y desempleo y una caída vertiginosa de la sindicalización azucarera.


Un dato resulta esclarecedor para comprender el declive de la protesta obrera. De 36.000 afiliados en FOTIA en 1966, sólo quedaban 19.000 en 1969.

La clase obrera azucarera que había tenido un papel central en la lucha contra la dictadura militar instaurada en junio de 1966 coincide en su lucha con un nuevo emergente protagónico: el movimiento estudiantil que levanta además las banderas políticas del conjunto de los sectores populares de la provincia. Las huella de la lucha de los trabajadores fueron reconocidas por múltiples demandas de los estudiantes tucumanos.


Fuente: Comunicación Pública - Tucumán (2016)

Share this:

Publicar un comentario

 
Copyright © Metropolitana 93.5 | La Autentica | Tucumán. Designed by ORUASI OddThemes | Distributed By ORUASI