REPUDIO Y MOVILIZACIÓN POR LA LIBERACIÓN DE LOS ASESINOS DE JAVIER CHOCOBAR


Derechos humanos -

REPUDIO Y MOVILIZACIÓN POR LA LIBERACIÓN DE LOS ASESINOS DE JAVIER CHOCOBAR


“En argentina no hay justicia para los pueblos originarios. Liberaron a los asesinos de nuestra autoridad Javier Chocobar”, dice un comunicado de la comunidad de Chuschagasta.

En otro párrafo, la nota sostiene que “a casi dos años de la sentencia, la Corte Suprema tucumana aún no ha dictado sentencia firme, por lo cuál los asesinos fueron liberados y lxs Chuschagastas nos vemos sumidos en un profundo pánico, temor e incertidumbre de vida nuevamente. Los responsables de esta aberración de la justicia tienen nombre y apellido, son las juezas María Fernanda Bahler, Wendy Kassar, el juez Emilio Paéz de la Torre y la fiscal Marta Jerez Rivadeneira”.

Texto del comunicado:

EN ARGENTINA NO HAY JUSTICIA PARA LOS PUEBLOS ORIGINARIOS.
LIBERARON A LOS ASESINOS DE NUESTRA AUTORIDAD JAVIER CHOCOBAR.

Con profundo dolor y angustia, lxs Chuschagasta expresamos nuestro enérgico repudio ante la liberación de los asesinos de nuestra Autoridad Tradicional Javier Chocobar por parte del Poder Judicial de la Provincia de Tucumán. Una vez más la justicia tucumana actúa en contra de los derechos y de la vida de los Pueblos Originarios.

Nueve años tuvimos que esperar para que el Poder Judicial, blanco, occidental y fascista, deje de hacer oídos sordos y escuche nuestro grito de justicia por el asesinato de nuestra autoridad, comunero, padre, tío, hermano, hijo. Luego de un proceso judicial traumático y viciado, y tras un fallo favorable que condenó a los asesinos Darío Amín, Luis Humberto Gómez y Eduardo Valdivieso, creímos que podríamos comenzar a dar un cierre a esta década de miedo y dolor, y seguir adelante reconstruyendo nuestra vida en comunidad, a pesar de que nadie nos va a devolver a Javier. Sin embargo, como de costumbre, el Poder Judicial y las personas que lo integran, una vez más actúan en connivencia para hacer prevalecer el poder de los terratenientes por encima de nuestros derechos humanos y ancestrales como pueblos originarios.

A casi dos años de la sentencia, la Corte Suprema tucumana aún no ha dictado sentencia firme, por lo cuál los asesinos fueron liberados y lxs Chuschagastas nos vemos sumidos en un profundo pánico, temor e incertidumbre de vida nuevamente. Los responsables de esta aberración de la justicia tienen nombre y apellido, son las juezas María Fernanda Bahler, Wendy Kassar, el juez Emilio Paéz de la Torre y la fiscal Marta Jerez Rivadeneira.

La justicia racista no hace más que acentuar las desigualdades y violencia que desde hace más de 500 años venimos sufriendo y resistiendo los pueblos originarios. Nos preguntamos ¿cuándo los pueblos originarios dejaremos de ser ciudadanos de segunda para el Estado y la Justicia en Argentina?. Resulta urgente la democratización de la justicia y la aplicación del Derecho Indígena vigente a nivel nacional e internacional y la creación de una Ley de Propiedad Comunitaria Indígena para el resguardo físico, jurídico y territorial de nuestros pueblos.

Para nosotrxs, no existen los Derechos Indígenas ni los Derechos Humanos mientras los asesinos y genocidas de Javier Chocobar estén libres y siga en peligro la vida de nuestra Comunidad.

No vamos a renunciar al pedido de Justicia para nuestra Autoridad Tradicional y nuestro Pueblo. Exigimos a la Corte Suprema de Justicia de Tucumán que de una vez por todas deje de dilatar los plazos y haga firme la sentencia condenatoria a los asesinos Dario Amín, Luis Humberto Gómez y Eduardo Valdivieso, de 22, 18 y 10 años de prisión respectivamente, en cárcel común.

Exigimos el resguardo urgente de la vida de toda nuestra Comunidad en su conjunto y hacemos responsables a las juezas María Fernanda Bahler, Wendy Kassar, al juez Emilio Paéz de la Torre y la fiscal Marta Jerez Rivadeneira, a la Corte Suprema de Justicia Tucumana y al Poder Judicial, ante cualquier hecho de violencia que puedan sufrir las y los Chuschagasta.

¡JAVIER CHOCOBAR PRESENTE!
¡BASTA DE DESPOJO TERRITORIAL!
¡PROPIEDAD COMUNITARIA YA!
¡MEMORIA,VERDAD,JUSTICIA Y TERRITORIO!

El caso:

Javier Chocobar era un comunero que luchó por lo que consideraba su derecho ancestral sobre la tierra que habitaba que era una fuente de recursos naturales también para algunos intereses privados interesados en explotar esa cantera de lajas.

Producto de esa disputa, Javier Chocobar fue a manos de  quien se consideraba un empresario, Darío Amin, el ex policía Luis “el niño” Gómez y Juan Valdivieso,
Darío Amín fue condenado por un tribunal integrado por los jueces Wendy Kassar, Emilio Páez de la Torre y Gustavo Romagnolli, acusado de los delitos de "homicidio agravado" en el caso de Chocobar y de "tentativa de homicidio" en los casos de Emilio y Andrés Mamaní, los otros dos miembros de la comunidad, heridos en el ataque.

Tambien fueron condenados dos ex policías tucumanos: Luis Gómez, que recibió 18 años de prisión, y Eduardo Valdivieso, a quien le dieron 10 años de cárcel. Ambos como partícipes del delito de homicidio, tentativa de homicidio y portación de armas.

La razón de la inminente salida de los tres condenados es que vencieron los términos de la prisión preventiva y se superó el plazo previsto para que la condena quede firme. La Corte Suprema adeuda el fallo que defina el proceso y por eso Amín, junto a los otros condenados, deberá presentar una caución de 1 millón de pesos para poder salir del penal donde está alojado. Los tres habían sido condenados hace más de un año y en su momento el fallo del tribunal representó una forma de reparación histórica y fue tomado como símbolo del reclamo de los pueblos originarios por el acceso a la tierra.


Share this:

Publicar un comentario

 
Copyright © Metropolitana 93.5 | La Autentica | Tucumán. Designed by ORUASI OddThemes | Distributed By ORUASI